Catálogo

Estado

Celebraciones

Disfraces sexys para celebraciones íntimas y sensuales

¿Se te ocurre algo mejor para disparar esa alocada imaginación que uno de los más atrevidos disfrazzes? Vistiendo las ropas de aquello que no somos, pero que podemos llegar a ser en su máxima expresión, es algo que eleva la libido a niveles extremos y que nos puede hacer vivir las experiencias más salvajes a la hora de auspiciar un encuentro sexual. De modo que cuando llegue una fecha especial para celebrar, tanto sea un aniversario, San Valentín o un simple cumpleaños, podéis incorporar,   sensuales e inspiradores atuendos que os transportarán a los lugares y situaciones más recónditos del morbo humano.  Al hablar de disfrazarnos, tenemos las clásicas opciones de enfermera, policía, carcelera, colegiala... todas ellas las preferidas de los hombres más fantasiosos. Sin embargo, también contamos con las opciones en disfraces originales, que te presentarán a ti como a una reina y a tu hombre... simplemente lo dejarás con la boca abierta.

Mostrando 1 - 4 de 4 items
Mostrando 1 - 4 de 4 items

Comencemos por una opción con una sexy espada, botas altas con un impresionante tacón, una increíblemente corta minifalda de la cual asoman unos portaligas que invitan al sexo salvaje, un sombrero y una casaca.... ¡Claro que sí! Has adivinado: la escandalosamente sexy Mujer Pirata. Imagínate ahora que todo ese atuendo que hemos descrito, si lo llevas de forma desenfadada... y sin ropa interior. ¡Así es! Sin nada. ¿Puedes llegar a imaginarte las cosas que puedes llegar a insinuar con él y sin nada debajo. Por si acaso necesitas alguna sugerencia, como primer paso entrégale la espada a tu compañero como símbolo de poder, o tal vez puedas hacer que se la gane arrancándote algún gemido con eso que él sabe bien que te hace perder la cabeza. Paso siguiente insinúale levantándote un poco la falda, de que no hay nada que cubra tu sexo debajo de esa minúscula falda. Por último, deja que él juegue con la espada... y con tu cuerpo. ¿Sabías de las maravillas que los mangos de estos instrumentos pueden hacer junto con tu clítoris? La pirata caerá a la merced del tirano que la ha atrapado, la obliga a someterse a los vaivenes de su propio instrumento mientras su miembro masculino goza de una frenética masturbación que la pirata no quiere evitar practicarle, a causa de la desesperación sexual que este tirano le provoca una y otra vez...

 Pasemos ahora a un pintoresco disfraz de la Belle Epoque: un mini-vestido cubierto por una casaca y unos tacones altos, que se prolongan por acción de las medias que van más allá de las rodillas... indicando el camino al paraíso...  sensual. Un peinado acorde, con el cabello recogido y cayendo por el costado del rostro y una pluma enmarcando un muy maquillado rostro... puedes trasladar a un hombre imaginativo a lugares mucho más interesantes, exóticos y salvajes que simplemente la Belle Epoque.

 Ponte ahora en la piel de una marquesa, con la única y significativa diferencia de que ese largo vestido, se acortará ahora para apenas cubrir la zona púbica. Un corset bien entallado marcará tu cintura y la clásica peluca de las marquesas enmarcará tu libidinoso rostro, el cual se transformará a medida que tu amante lee los pasajes más perversos del Marqués de Sade, para ir ambientando la situación que se está gestando. ¿Sabes que a los hombres les encanta que una mujer se toque, se masturbe delante de él? Déjate llevar por las historias más sádicas, en las que placer y dolor se hacen uno, conjugándose para lograr el efecto más intenso que el sexo puede llegarte a dar, mientras tus manos recorren y penetran tu sexo y aprietan tus anhelantes pezones... antes de llegar al clímax abalánzate sobre él, como una marquesa infame, en decadencia, que lo único que quiere es tener un sexo indecoroso, salvaje y sucio con el sirviente que le lee esas impúdicas historias.

 Como verás, los disfraces implican mucho más que simplemente vestirse de forma original, ellos invitan a jugar, a interpretar, a imaginar, a adoptar una serie de roles y a utilizar diferentes elementos. Se pueden encontrar disfraces baratos y muy originales hoy en día. Por ejemplo, para la época de carnaval, puedes encontrar en oferta disfraces carnaval para trasladar tu propio desfile hasta la cama, y que así tu hombre pueda gozar a la “Reina del Carnaval” en su propio lecho y toda entera. Adórnate con plumas y cubre tu cuerpo con finas y sugerentes tiritas que sólo cubre lo indispensable y disfruta de tu cuerpo adornado y brillante tanto como tu hombre lo hará.

 Por último, tenemos un complemento irresistible que cubre una parte del cuerpo que es tan importante como el propio sexo, si es que no lo es más: las manos. Para ellas contamos con los mitones, o guantes sin dedos que le dan a tus manos la vestimenta ideal para despertar la pasión y un extraño morbo. Puedes acompañar a esta serie de elementos con un conjunto de ropa interior muy llamativo y, a medida que los arrebatos de pasión van dejando las piezas del conjunto en el suelo, los guantes son lo único que acompañarán a los compases lentos y luego cada vez más violentos del amor salvaje que los disfraces inspiran en quienes los visten como en quienes tienen la dicha de verlos, recibirlos, rozarlos y jugar con sus elementos.

 Empieza a descubrir quien puedes llegar a ser detrás de una máscara, debajo de un vestido sin ropa interior, con un látigo en la mano, con unos inocentes guantes que cubren tus manos castas y puras. Déjate arrastrar por el poder que un rol puede tener sobre ti y por lo que puede generar en tu pareja. Tras un disfraz escondemos aquello que tal vez siempre fuimos, pero que con la apariencia normal que llevamos, no podemos dejarlo a rienda suelta. ¡Entrégate al desenfreno de ser quien siempre has sido!

 ¡Atrévete a esperar a tu hombre disfrazada de aquello que sabes que lo volverá loco! Para complementarlo, juega con interpretar el rol que la ropa representa y tendrás  una velada llena de sensaciones, placeres inacabables y una imaginación que propondrá otras situaciones a partir de las que se vayan generando. ¡Descubre la locura de los disfraces eróticos!