Tres diferentes prácticas sexuales que no todos gozan por igual

Publicado el 22/10/2016

Mientras ciertas posturas sexuales son un goce espectacular para ellos, no lo son tanto para ellas. Es una consecuencia natural de las diversas fisonomías y preferencias entre hombres y mujeres. Lo cierto es que existen posiciones y prácticas sexuales que no son igual de placenteras para ambos.

Muchas de las más emblemáticas y conocidas posturas sexuales no son tan preferidas por algunos. No todos disfrutan del mismo modo la misma estimulación, dependiendo también de la calidad de nuestra propia pareja al practicar, ya sea sexo oral o la posición del perrito.

Estas son sólo algunas de las variadas posturas sexuales, que no todos disfrutan por igual:

Postura del perrito

A menudo considerada una posición predilecta por gran parte del sexo masculino, a ciertas mujeres les resulta un poco molesta. En ocasiones y en función a cada pareja, algunas mujeres pueden sentirse, de hecho, incómodas.

Uno de los motivos se relaciona a la altura. Si existe demasiada diferencia de estatura entre él y ella, cuando la mujer se apoya en cuatro puntos mientras el hombre la penetra, se puede generar un desequilibrio de las zonas pélvicas de ambos.

En estos casos, el pene es capaz de empujar la zona del colon, no precisamente donde se encuentra el Punto G y sus indescriptibles y agradables sensaciones.

Por eso, es bueno utilizar cojines en las rodillas de la mujer, para así tratar de igualar la situación de las pelvis de ambos.

Sexo oral practicado de ellos a ellas

Más delicados, los genitales femeninos no toleran tanta presión o fricción, pudiendo ocasionar irritaciones. Debe tenerse especial cuidado con el clítoris y evitar roces demasiado eufóricos e intensos.

Tampoco es recomendable la barba pronunciada. Para algunas mujeres, el contacto con la barba les resulta muy molesto.

¿Otro consejo? No usar toda la boca, con barbilla incluida, a la hora de practicar sexo oral. Con la lengua se despiertan mucho mejor todos los placeres.

Movimientos bruscos y alocados

En la pasión ferviente del momento, en ocasiones los hombres quieren excitar la vagina y vulva con sus manos a través de movimientos rápidos y fuertes. No todas las mujeres se estimulan con esta clase de movimientos enérgicos, siendo preferible la exploración y estimulación por medio de los labios, lengua o dedos, pero sin rozar la vulva con todos los dedos. 

Con suavidad y dulzura se producen grandes estimulaciones, al tiempo que se evitan todo tipo de molestias para ella.

En todos los casos, guardar silencio es peor que expresarlo. Pacientemente y sin temores, dile que prefieres mayor suavidad, o de qué modo sientes mayor excitación. Porque justamente, la base de toda práctica y experiencia sexual es poder gozar los dos por igual. 

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario