La lencería erótica, un modo de sentirse deseada

Publicado el 17/10/2016

Verse sexy y codiciada es vital para gozar con la máxima plenitud del acto sexual. Sin importar la edad, lo que es real y sumamente válido es sentirse confiada. Para eso, la lencería femenina es un verdadero detonador del deseo, el erotismo y la sensualidad, que permite realzar y potenciar nuestros atributos físicos, haciéndonos sentir realmente deseadas.

De hecho, en muchas ocasiones la traba que nos impide experimentar el placer y disfrutar de nuestra sexualidad plenamente, se debe a frenos de tipo psicológico. Sobre todo, por la baja autoestima o falta de confianza en una misma, así como la vergüenza o incomodidad con nuestro propio cuerpo, los cuales son signos que pueden luego cristalizarse en nuestros vínculos de pareja, o durante el disfrute del momento sexual.

Pero combinando una actitud confiada y sintiéndonos deseadas al vestirnos con lencería sexy, o ropa interior erótica, es posible sentirse sensuales y atractivas. Superar los impedimentos de toda clase no sólo es bueno para una misma, sino que también para la relación y para una vivencia cómoda y libre de la sexualidad.

Existen modelos de lencería de muchas marcas, diseños, colores y texturas, pero lo mejor para despertar la sensualidad es la lencería erótica, prendas tan osadas como elegantes. Son una alternativa estupenda para sentirnos sexys y sobre todo, para provocar intensas evocaciones eróticas, aflorar fantasías, y provocar en muy poco  tiempo una fuerte excitación.

Ya sea usando corsés y corpiños, tangas, ligueros, ligas o culotes, te sentirás a gusto y tremendamente provocativa a los ojos de tu pareja, elige el conjunto de lencería que mejor potencie tus rasgos físicos y más pueda gustarle a tu pareja. Incluso una buena opción es llevar encima un traje erótico para dar así mayor misterio y seducción, siendo un complemento ideal de la lencería erótica.

Comenzar a descubrir tu cuerpo poco a poco, entre capas de trajes y lencería muy sensual, generará un creciente deseo en ellos, queriendo ver y hacer cada vez más. Llevar lencería erótica es una forma de jugar y entregarse a los encantos del placer.

No pasa sólo en nuestra sexualidad, sino que en casi cualquier ámbito de la vida. Cuando nos sentimos cómodas y a gusto con nosotras mismas, todo el entorno cambia a favor. Lo mismo podemos experimentar si nos sentimos codiciadas y sensuales. Y sobre todo hemos de sentirnos a gusto con nuestro cuerpo.

Esa simple sensación nos producirá excitación tanto a nosotras como a ellos. Es sólo cuestión de originalidad y combinar encajes, prendas, transparencias y otros accesorios eróticos, siempre con la intención de intensificar el deseo.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario