Dieta y cuidados para tu vagina

Publicado el 13/10/2016

Muchas timideces e incomodidades durante las relaciones sexuales pueden, en realidad, evitarse. El cuidado e higiene de tu vagina es fundamental para sentirte cómoda, sin tensiones corporales de ningún tipo. Para ello,  es perfectamente asociable una dieta ocasional de ciertos alimentos sí y otros mejor no, que influirán en tu vagina y en poder disfrutar con total plenitud de toda práctica sexual.

A muchas mujeres quizá les sucedió. Escoger no tener encuentros íntimos, o impedir que les practiquen sexo oral. Pues percibes un aroma, o quizá un gusto algo fuerte desde tu vagina. Piensas que no sería nada agradable y prefieres reprimir deseos e intensidades.

Si bien es cierto que en ocasiones se debe tal vez a la menstruación o a pequeñas infecciones, en muchos otros casos se relaciona con los alimentos. La popular frase “somos lo que comemos” es cierta, dado que la alimentación colabora en nuestra salud y energía vital, entre otras variadas propiedades benéficas que contienen los alimentos.

Los olores intensos pueden ser en ocasiones debidos a lo que consumimos ese día, o por algo que comimos en otro momento de la semana. La alimentación, además de un nutriente básico y esencial de la vida, incide en todos los cuerpos y también en los fluidos de la vagina.

Del mismo modo en que a veces realizamos tal dieta para perder peso, existen otros regímenes alimenticios que sirven para evitar infecciones en nuestras zonas íntimas. Se trata de dietas específicas para tu vagina.

Hay alimentos que es mejor comer después o en otro momento, en vez de consumirlos en abundancia justo antes de tener sexo.

Si consumes espárragos, durante varios días la orina tendrá un aroma más intenso. Lo mismo puede suceder con muchos otros alimentos. Influir negativamente en nuestra vagina, cuando perfectamente puedes evitarlo.

En caso de haber podido resistir el chocolate y las hamburguesas cuando querías bajar de peso, esto te será más sencillo. Privarte sólo un poco, ocasionalmente, en realidad no tanto de ciertos alimentos, sino de su abuso antes de los encuentros sexuales apasionados.

Otros alimentos que pueden afectar en el sabor y olor de la vagina son el exceso de carnes rojas, mucha cebolla, el abuso de ajo, especias varias, brócoli o también productos lácteos. Incluso el alcohol llega a incidir en los fluidos vaginales.

La dieta consistiría en no consumir esta clase de alimentos con frecuencia ni tampoco demasiado, por lo menos antes de practicar sexo, y de disfrutar de momentos íntimos. Pero como truco y consejo, en vez de privarte lo que puedes hacer es simplemente acompañar las comidas con distintos pedazos de frutas al día. Lo agradecerá tu vagina, con un aroma y sabor más dulce.

Comiendo bastantes frutas y ciertas verduras, así como mucha agua y yogures, podrás lograr un efecto prolongado en tu organismo, sintiéndote plenamente cómoda y entregada al placer.

Mediante una dieta saludable, es realmente posible mantener el cuidado de todo el cuerpo y también de tus zonas más íntimas. Los dos lo sentirán.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario