Los sentidos a flor de piel, durante o antes del sexo

Publicado el 07/10/2016

Los diferentes y variados sentidos de que dispone el ser humano, son los que nos ayudan a guiarnos en muchos terrenos de nuestra existencia, nos ayudan a distinguir el frio del calor, lo suave de lo áspero, gracias a ellos distinguimos los colores, disfrutamos de la música, etc.

Pues también nos ayudan en gran medida a excitarnos y a disfrutar del sexo. Los sentidos nos permiten contemplar y sentir todo lo que nos rodea, así que démosle a cada uno de ellos una mayor cabida en todas aquellas instancias de una fogosa entrega. No sólo para vivir plenamente nuestra sexualidad, sino también para apreciar los encantos del cuerpo ajeno.

El ser humano escucha, observa, huele, degusta y toca. Estamos graciosamente dotados de cinco sentidos, sin darnos cuenta de ello, cada día y en cada momento los experimentamos en mayor o menor grado, según el momento, o en función de lo que estemos haciendo.

A la hora de la intimidad y el disfrute del placer, los sentidos se potencian a otros niveles, ya sea sintiendo el aroma atrayente de nuestra pareja, admirando su desnudez sobre la cama, degustando sus partes íntimas, o con el simple contacto entre los cuerpos.

El sentido del tacto.

Gracias al sentido del tacto, podemos vivenciar muy variadas sensaciones, masajeando el cuerpo entero, algunas zonas determinadas, y aquellas que están dotadas de una alta sensación erógena. Las caricias son sólo un ejemplo de la gran diversidad de estimulaciones que se despiertan al tocar, palpar, y en definitiva, al sentir la fisonomía de nuestra pareja.

Masajear el pene con los pies brinda excitaciones de notable intensidad, al igual que los masajes con las manos, recorriendo con aceites eróticos todo el cuerpo, o incluso a través de caricias y contactos con otras partes, sean los labios, el vientre o la espalda, los senos, etc. Sobre placeres resta mucho por escribirse y el organismo es una inagotable fuente de placeres de todo tipo.    

Los sentidos de la vista.

Los ojos, al percibir, pueden generar toda una serie de reacciones intensas en el organismo. Experimentar sensaciones insospechadas, sólo gracias al sentido de la vista. ¿Quién no se ha excitado viendo imágenes, videos o películas pornográficas? O contemplando, por ejemplo, la belleza de la desnudez, mirando mientras a otra persona se estimula a sí misma, cuando lleva ropa interior sexy y lencería sensual.

Precisamente, el voyerismo consiste en la contemplación placentera de personas desnudas, o durante la realización de cualquier tipo de actividad sexual. Ha pasado de ser un término un poco despectivo, a un acto erótico y sexual como tantos otros, basado en el simple deleite de no participar pero sí observar.

Admirar sensualmente a tu pareja cuando se va quitando la ropa, o incluso masturbándose, llega a ser más excitante de lo que nos podemos imaginar. Es un verdadero placer el deleitarse solo mirando, pero al igual que otras prácticas sexuales, para probarlo lo mejor es hablarlo previamente con la pareja, y sentirse cómodos ambos. Es la esencia y como no, la gracia del juego.

Los sentidos del gusto y olfato.

Respecto al gusto y el olfato, el placer se encuentra no sólo en los singulares aromas que desprende el cuerpo.

Existen una variedad de geles de sabor, comidas afrodisíacas, gotas o perfumes con feromonas masculinas y femeninas, entre otros productos tan deliciosos como estimulantes.

El sentido del oído.

Las frases románticas en el preludio y el juego previo al acto sexual, hacen que nuestro cuerpo se excite a través del sentido del oído.

La confianza mutua en el lenguaje durante el acto sexual, es idónea para disfrutar de mejores sesiones de sexo en pareja, el oír de tu pareja lo que quiere que le hagas, el que te pida directamente las caricias o los actos sexuales que le apetecen, son un verdadero estimulo sexual en el ser humano.

Durante el éxtasis en el acto sexual, hay muchas parejas que disfrutan con frases de tipo sexual de fuerte contenido, en ocasiones hasta malsonantes, insultos comedidos relacionados con el sexo, y frases de alto contenido sexual hacen que tanto la mujer como el hombre activen más aún si cabe el gozo en el momento de la penetración.   

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario