Datos curiosos sobre la masturbación femenina

Publicado el 02/10/2016

Muchas mujeres adultas jamás han sentido la intensidad de un orgasmo. Ya sea por una inadecuada o insuficiente estimulación por parte de sus parejas, por falta de relajación o incluso por no haberse masturbado nunca, lo cierto es que desgraciadamente no todas han gozado del máximo clímax. Para llegar al orgasmo, resulta esencial conocer nuestro cuerpo y sus reacciones. Y qué mejor modo que probar con la masturbación.

Las mujeres alcanzan el orgasmo con una frecuencia menor al hombre  un 38 % frente al 47 %, según se señala en “Sexualidad normal y patológica en la mujer” de Wolf Eicher, libro basado en su experiencia como profesional en el Consultorio de Sexología Médica de la Clínica de Ginecología de Heidelberg.

En dicha obra también se indica que a través de la masturbación, las mujeres suelen llegar al orgasmo en menos de cuatro minutos, y es que la masturbación femenina, ya sea de acción manual, o bien acompañada de juguetes eróticos, brinda a las mujeres a un mejor conocimiento del cuerpo. De esta agradable forma se pueden llegar a conocer mejor las formas en las que gustan las caricias, las zonas que más excitan, e incluso la postura y forma en la que más se disfruta con la penetración. 

De hecho, la masturbación puede colaborar y ejercitar el cuerpo femenino para luego compartir en la intimidad de la pareja aquello que tanto nos gusta. Explorar la autosatisfacción permite ayudarnos a la hora del placer en compañía.

No existen reglas para la autosatisfacción

En la actualidad y con una oferta de juguetes sexuales tan amplia, podría decirse que no hay excusas para no experimentar el placer y clímax en solitario. Desde las populares bolas chinas, consoladores de todos los tamaños y texturas, o vibradores en variadas y múltiples modalidades.

Se encuentran, por ejemplo, las balas o huevos vibradores, así como otros especialmente diseñados para masajear y complacer al mismo tiempo tanto el clítoris como a la vagina. También pueden encontrarse vibradores en forma de lengua, o incluso giratorios para excitar el interior de la vagina.

Por fortuna en la actualidad las mujeres pueden experimentar a solas con una amplia gama de juguetes sexuales, lo cual le aportan una serie de experiencias muy provechosas para poder disfrutar más y mejor en las relaciones de pareja.

Es durante la auto masturbación femenina cuando puedes probar a acariciar la vagina, recorriendo los labios mayores y menores, e incluso debes de probar a introducir alguno de tus dedos en tu interior.

Disfruta moviendo y masajeando con los dedos el clítoris, ya sea en círculos o de arriba hacia abajo, buscando y reconociendo los puntos y sensaciones de mayor satisfacción e intensidad.

Pero insistimos la obviedad de que no hay fórmulas para masturbarse. Es cuestión de tocarse e ir experimentando, sin dar ningún tipo de cabida a tontas culpas o vergüenzas. ¿Cómo no disfrutar de la fuente de placeres de nuestro propio cuerpo? Manos a la obra, a tocarse, acariciarse y gozar de nuestro cuerpo sin tapujos.

Curiosidades sobre la masturbación femenina

La masturbación a través de la estimulación de los genitales y otras zonas erógenas permite no sólo conocer mejor nuestro cuerpo, sino también liberar el estrés.

Los propios especialistas y sexólogos recomiendan el uso de juguetes sexuales para estimular el clítoris, el ano o la vagina.

La masturbación puede incluso ser terapéutica para tratar casos de retardo del orgasmo, anorgasmia o vaginismo (contracción de músculos vaginales), siendo una excelente forma de reconocer el cuerpo, sus sensaciones y reacciones sexuales.

Aproximadamente en el año IV a.C. se encontró en un templo de la isla de Malta la primera representación artística de una mujer masturbándose.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario