Más allá del tamaño: ¿Qué les atrae a ellas del pene?

Publicado el 14/09/2016

El tamaño del pene, pese a las creencias masculinas, no es el único ni el mejor atributo para ellas. De hecho, al momento de los juegos previos y el acto sexual, las mujeres buscan, además, otra serie de cosas. No se detienen en ver que tan grande sea tu pene, sino también en cómo lo usas y mueves, o si la haces llegar al orgasmo. Es posible incluso regalar varios orgasmos, sin necesidad de contar con un gran pene.

A veces, las ansias de tener un pene enorme se sostienen en ciertas falsedades que se toman como reales. Pero la verdad es que la difundida creencia basada en la necesidad de un pene grande para así provocar orgasmos vaginales, no es más que un mito.

El punto G se sitúa apenas a 5 centímetros dentro de la vagina. No se necesita de un miembro prominente para causar orgasmos duraderos e intensos. Tengan en cuenta que un glande normal posee 12-13 centímetros de largo aproximadamente, así que la mayoría de los hombres pueden satisfacer a todas las mujeres y acceder a su preciado punto G sin mayores dificultades.

Además de su tamaño o aspecto, muchas mujeres gustan de los penes levemente inclinados, a nivel del cuerpo o de la cabeza del mismo. ¿El motivo? Más que por estética, los penes un poco inclinados y con curvas, tienden a mejorar el orgasmo, al presionar con más fuerza la zona del punto G, ubicado exactamente en una pared de la vagina, en dirección al estómago. Por eso, si tienes el pene circuncidado o con una modesta curvatura, podrá ser mejor.

Ojo que un pene recto tampoco es nada malo. Si la inclinación es hacia abajo y no hacia arriba, quizá debas intentar con posiciones que permitan la plena excitación de la vagina.

Si bien el tamaño no resulta tan importante como puede parecer, en cuanto al ancho las dimensiones sí pesan. Cuanto más ancha sea la cabeza del pene, mejor podrá ser la estimulación y el roce dentro de ella.

Los penes demasiado flacos no pueden rozar las paredes vaginales como corresponde. Pero si portas, en cambio, de un pene con buen grosor, instantáneamente producirás una exaltación acorde de la zona.

Si el pene es demasiado delgado, esta carencia puede compensarse de todos modos con la técnica y destreza sexual, penetrando no tanto de arriba hacia abajo, sino en forma circular. Aprender esta práctica con suma habilidad exige tiempo y dedicación, pero así es posible tocar y rozar las paredes de la vagina, así como también todos aquellos íntimos puntos sensitivos que causan tanta excitación.

Las apariencias engañan o no importan tanto como pensamos. Pesa aún más la confianza que proyectemos al tener sexo y nuestra capacidad de adaptación en función a lo que tenemos por naturaleza. Ejercita y aprende a utilizar tu pene, sin importar su forma o tamaño.

Como última recomendación, puede ser conveniente ponerse fundas para pene, complementos muy oportunos para dar renovadas y mejoradas sensaciones de placer.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario