La novela erótica, otra fuente de fantasías, placeres y deseos

Publicado el 12/09/2016

Para aumentar la temperatura corporal, despertar las pasiones o entregarse al acto sexual sin estribos, no sólo se encuentra una variada gama de juguetes, juegos y prácticas sexuales. También es posible exaltar los deseos con la lectura íntima de una novela erótica

Dentro del vasto abanico de sensaciones posibles, existen modos muy directos e intensos de estimulación sexual, así como otros más sutiles y evocadores, que brindan, a su manera, momentos de verdadera excitación.

Las imágenes que vagan por nuestra mente bajo la forma de deseos y fantasías, constituyen otra fuente de infinitos éxtasis para el cuerpo. Esto es claramente visible al momento de la autosatisfacción, en que recreando escenas sexuales con nuestra pareja, una amiga, un cantante famoso o alguien que acabamos de conocer, se aceleran los placeres del cuerpo cada vez más y más...

Además de la estimulación generada por fantasías sexuales con otros, están las novelas eróticas y los inmensos universos de sensualidad y erotismo que despliegan. Gracias a ellas, podemos experimentar plácidas sensaciones y grados de estimulación.

Si se trata de una buena novela erótica, podremos seguir con gran interés el hilo de una historia, al tiempo que descubrir un ignorado panorama de posibilidades a la hora del sexo. La lectura de novelas eróticas permite escapar unos minutos de la realidad, emerger placeres y fantasías escondidas, o servir como complemento para nuestra vida sexual en pareja.

Volviendo realidad aquellas escenas e imágenes que están por escrito, podemos vivenciar novedosos momentos de excitación en pareja, incorporando al sexo nuevas prácticas y juegos eróticos. Entre otros de sus aportes, la novela erótica de calidad también puede ayudar, tanto a hombres como mujeres, a reencender la chispa y deseo sexual.

A modo de iniciación, ciertas novelas eróticas tales como Cincuenta sombras de Grey, títulos como también, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas, conforman un punto de partida ideal. Se trata de una obra del género erótico, que consiguió encantar por igual a mujeres de muy distintas edades. En poco tiempo, la autora de esta trilogía, E.L. James, estimuló fantasías y placeres de mujeres en todo el mundo.

Esta trilogía ha sido el caso más sonado del género en los últimos años, vendiendo en total más de 40 millones de copias. Pero hay incontables obras de la literatura erótica dignas de disfrutar.

Desde ‘Éxtasis’ de Maya Banks, ‘Profundidad de la medianoche’ de Lara Adrian, o ‘Límite de la tentación’ de Eva Berlin, entre muchas otras. Y para explorar posiciones sexuales y diversidad de opciones, el Kamasutra es la biblia infalible, además de ser muy sencillo de encontrar en cualquier sex shop, librería o incluso en internet.

Sin tabúes ni prejuicios, aconsejamos iniciarse en la lectura de una novela erótica. Tal como indica Sarane Alexandrian en su libro ‘Historia de la literatura erótica’: “El erotismo es todo aquello que transforma la carne en objeto de deseo sexual, nos la exhibe en su máximo explendor o florecimiento, inspira una impresión de salud, de belleza, de juego placentero…”.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario