La base del pene, otra fuente de intensas excitaciones

Publicado el 10/09/2016

Así como la mujer tiene varios puntos y zonas de placer, el hombre también posee distintos lugares cuya estimulación produce indescriptibles goces. En el cuerpo femenino podemos estimular el clítoris, los labios de la vagina, su interior, el punto G y otras terminaciones nerviosas que son auténticas fuentes de placer. En el hombre, al estimular su base podemos brindar momentos únicos e intensos…

Gracias a la cantidad de sangre que corre por el pene, estimular su base proporciona placenteras sensaciones. Si bien la base del pene no contiene tantas terminaciones nerviosas como el glande, al ser un sector donde se concentra la mayor parte de circulación sanguínea, se convierte en un área especial para excitar.

No es tampoco tan sensible como otras partes del pene, por eso su base puede tolerar caricias y besos tanto suaves como intensos. La base del pene es un lugar ideal para estimular, ya sea mediante sexo oral o durante el propio acto sexual, pudiendo añadir incluso accesorios que permiten intensificar la excitación de esta zona.

Consejos para estimular la base del pene

Tal como si estuvieras dando un “OK” con la mano, haz la forma de un anillo con el dedo pulgar y el dedo medio, colocándolos alrededor de la base del pene. Comienza a presionarla, aumentando cada vez más la opresión.

Así, podrás mantener la sangre en su pene, provocando no sólo placer, sino también mayor rendimiento. De hecho, algunos hombres colocan en la base de su pene aros de metal o plástico, como un modo de prolongar la erección.

Dentro del amplio abanico de juguetes sexuales, se encuentran los anillos de silicona, los cuales se colocan en la base del pene para retener la circulación, logrando así erecciones de mayor duración y placer.

Con la mano firme sobre el pene, puedes empujar desde la punta del pene hacia la base y halar luego un poquito. Al estar todo conectado, producirás variadas sensaciones y estimulaciones tanto en el pene como en los testículos.

Cuando estés realizando sexo oral, enrolla tu lengua y paséala por la base del pene. Alterna lamiendo el glande del pene y su base, para generar explosivas excitaciones. Puedes probar a pasar la lengua unas cuatro veces, sacar la boca, hacer una pausa y volver a lamer la base, una y otra vez. Con este ritmo de movimientos y pausas, podrás enloquecerlo de placer.

Una vez alcance la eyaculación, también puedes masajear la base del pene, con las puntas de los dedos y muy suavemente, en pequeños movimientos circulares...

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario