Estimula el perineo de tu pareja y llévalo a un nuevo clímax

Publicado el 08/09/2016

Además del punto G y otras conocidas (e ignoradas) zonas erógenas del cuerpo femenino, el hombre tiene sus distintas áreas de estimulación. El perineo del hombre genera un placer parecido al que experimentan las mujeres cuando es estimulado su punto G…

El perineo está en hombres y mujeres, corresponde a la zona del suelo pélvico. En el hombre se ubica exactamente entre el envoltorio que recubre a los testículos y el ano. Ese espacio contiene partes blandas y un nervio directamente enlazado con la próstata. Algunos lo llaman “el punto G masculino”.

Entre sus variadas funciones, el perineo además de sostener la próstata o la vejiga, al contraerse colabora en la erección del pene. Masajeando el perineo, el hombre podrá sentir placeres insospechados.

Tras estimular el perineo, es posible excitar y dar placer a la próstata, glándula que según algunos sexólogos, puede conducir al hombre a orgasmos y explosiones de placer más intensas que a través del pene.

¿Cómo masajear el perineo?

Cuando estés tocando el pene y testículos de tu pareja, con la otra mano masajea la zona del perineo con la parte de arriba del dedo gordo, moviéndolo suavemente de un lado a otro. Gracias al grosor del dedo gordo, podrás cubrir y jugar en toda la zona.

O también puedes estimular su perineo mientras practicas sexo oral a tu pareja, justo cuando percibas que él está por llegar al momento culmine, dado que la presión y masajes en esta área producen extremas sensaciones de placer.

Si estás realizando sexo oral, puedes pasear la lengua y boca sobre el perineo, a través de movimientos de serpiente o en zigzag, primero lentamente y luego más y más rápido. 

Otra opción consiste en deslizar el dedo del medio desde el ano de tu pareja hasta el escroto, esa bolsa rugosa que cubre los testículos, repitiéndolo una y otra vez. Cuanto más rápidos sean los movimientos en la zona del perineo, mayor será la estimulación que sentirá tu pareja.

Con la boca y las manos, concedes variadas texturas al perineo, tanto las que regalan los dedos, como la lengua o los labios. Otra forma de estimular esta zona es cerrar los labios y presionar con ellos sobre el perineo, para luego subir y lamer su pene, mientras vuelves al perineo y lo presionas con los dedos. Puede oprimirse con pulso firme, ya que esta área soporta bastante presión.

Al igual que en otras prácticas y juegos sexuales, lo más recomendable es usar lubricante, pudiendo intensificar el placer y comodidad de tu pareja. Y si están ambos de acuerdo, puedes utilizar cremas de masaje, hielos u otros complementos para la estimulación de su perineo.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario