La eyaculación precoz (parte I)

Publicado el 05/02/2016

¿Cómo evitar la eyaculación precoz? ¿A quien le afecta? ¿Dónde acudir? Seguro que estas y muchas otras dudas os asaltan. Vamos a ayudaros a esclarecer este mar de dudas con esta serie de artículos.

¿Qué es eso que me trae tan de cabeza?

La eyaculación precoz afecta prácticamente al 35% de la población masculina, y el porcentaje restante del 65% confiesa abiertamente haber sufrido más de un episodio de este suceso en el transcurso de su vida sexual.

Pero ¿realmente que es padecer la eyaculación precoz?. Bien vamos a definir este término como la prontitud de alcanzar el orgasmo, acompañada de una rápida e incontrolable salida del semen, mucho antes de lo deseado por quien la padece, el cual es totalmente incapaz de controlar la eyaculación, llegándose a producir está en ocasiones incluso antes de llegar a la penetración.

Todos los varones en el transcurso de su vida, nunca están libres de padecer este suceso, siendo este uno de las principales preocupaciones sexuales de los hombres, después de la temida disfunción eréctil y la falta de deseo sexual.

Las causas de padecer eyaculación precoz, no están nada claras puesto que el control del reflejo eyaculatorio es un mecanismo puramente neurológico, que no afectando a la salud física del paciente, si le causa innumerables problemas psicológicos que llegan a afectar la estabilidad emocional y naturalmente sexual en su relación de pareja.

Clasificación de las fases y estados:

La podemos definir en dos grandes fases denominadas primaria y secundaria, La eyaculación precoz en fase primaria es aquella que se tiene en el periodo de adolescencia masculina, es esta fase poco importante puesto que aún no se ha tenido relación sexual alguna en pareja, con lo cual no ha habido ocasión de poder poner a prueba el control sobre el relejo eyaculatorio. En ocasiones durante estos periodos de adolescencia, una mala práctica de la masturbación, bien por razones personales o religiosas, falta de privacidad para masturbarse o excesivas prisas por llegar al placer, son las que conducen a padecer la fase primaria.

Hay varones que mantienen el control de su reflejo eyaculatorio durante muchos años y de repente lo pierden por diversas causas tales como una prolongada inactividad sexual, estrés emocional con la pareja o en el trabajo, problemas de ansiedad, o en ocasiones un cambio de pareja que les causa un cambio en su grado de excitación sexual, a este estado le llamamos fase secundaria.

Asimismo dentro de la eyaculación precoz y según lo avanzado que este el problema en el individuo podemos distinguir cuatro estados diferentes dados por la gravedad que vayan causando en el individuo.

  • Estado 1: Es este el menos grave de todos y por consiguiente el más fácil para diagnosticar y curar. Este estado siempre viene asociado a un tipo de vida con mucho estrés y por lo general con grandes dosis de ansiedad en el individuo. Por lo general estos varones si tenían con anterioridad a la aparición del problema, un control sobre sus eyaculaciones.

  • Estado 2: Cuando no se consiguen resultados satisfactorios corrigiendo el estado anterior, el problema de la eyaculación precoz se agudiza, es entonces cuando se aconseja llegado a este estado acudir a la consulta de un profesional en el campo de la terapia sexual.

  • Estado 3: Si el anterior estado vemos que se prolonga en el tiempo y la mencionada terapia sexual no nos ha funcionado, debemos de añadir sin dudarlo la ayuda de un psicólogo. Es en este nivel de estado donde suele aparecer, incluso antes de la penetración o al comienzo de la misma.

  • Estado 4: Es en este último estado cuando el problema se convierte para el paciente en un trastorno crónico tanto psicológico como sexual afectando en todos los terrenos de la vida del paciente. En este nivel de estado aparece una inapetencia sexual debido al fantasma del fracaso. Llegados a este estado siempre es necesaria la prescripción farmacológica.

Que tenemos que hacer para evitarlo

Como hemos podido observar, una vez que aparecen los síntomas si no se trata va en aumento, por lo cual aconsejamos que sea cual sea el estado en que se encuentre el problema siempre hay que consultarlo con el médico. Olvidémonos del pudor, solo un profesional podrá ayudarnos a corregir este problema.

No hay que llamarse a engaño, el hombre que padece eyaculación precoz, la padece durante toda su vida. Si no se trata al individuo le persiguen pensamientos tales como ” no le doy tiempo para que mi pareja disfrute” ” tengo miedo a hacerlo para que no se repita la misma situación ” etc. En ocasiones se dan casos en parejas que tienen una relación sexual más activa, que al tener el varón menos ansiedad por el miedo al fracaso, parece que se mejora, pero no es la realidad, el problema seguirá ahí para toda la vida si no se trata. En la actualidad existen una serie de fármacos que reducen la ansiedad y calman el estado de ánimo del paciente, por lo que ayudan a que el problema se reduzca en un alto porcentaje. Concretamente en nuestro país hay una fármaco aprobado por las autoridades sanitarias llamado Dapoxetina (comercializado bajo el nombre de Priligy), el cual basa su eficacia en retrasar unos cuantos minutos la erección en el hombre. Es de suma importancia el saber que este medicamento está contraindicado para aquellas personas que tengan mínimos problemas tanto de corazón como de hígado.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario