Dilatadores para una penetración anal sin molestias

Publicado el 01/09/2016

Para facilitar la penetración al momento del sexo anal, existen en el mercado muy diversos lubricantes, dilatadores anales u otros productos diseñados especialmente para evitar cualquier clase de tensión o incomodidad durante el acto.

A diferencia de la vagina, el ano no genera ninguna lubricación natural y tampoco tiene músculos con la capacidad de dilatarse por sí mismos. Por eso, se necesita de accesorios o elementos que permitan disfrutar del sexo anal de forma excitante y evitar posibles fisuras, desgarros o fuertes dolores.

Por un lado, es posible encontrar una variedad de lubricantes anales, a base de agua o de silicona, que además de colaborar en la penetración y deslizamiento ya sea del pene, de consoladores u otros juguetes sexuales, permite aflojar el ano debidamente, brindando una experiencia tan cómoda como placentera.

Gracias a la composición, propiedades e ingredientes naturales presentes en buena parte de estos lubricantes, se consigue relajar el esfínter, así como impedir tensiones y contracciones en los músculos de la zona rectal.

Además de ayudar en la penetración durante el sexo anal, la simple operación de aplicar el lubricante ya provoca morbos y placeres iniciales. Para que sea realmente eficaz, el lubricante debe aplicarse durante unos 5-10 minutos antes del coito, mediante suaves y relajantes masajes sobre el ano.

Por su parte, también están los vibradores inflables. Disponen de velocidad regulable y ofrecen una bomba para hinchar el juguete y así dilatar el orificio del ano, en función de nuestras capacidades y preferencias. El precio de estos juguetes sexuales es relativamente económico, lo cual los convierten en una de las mejores alternativas  para tod@s  l@s amantes del sexo anal.

Los plugs anales son otra opción muy recomendada, gracias a su punta idónea para el calentamiento y las estimulaciones previas. Estos juguetes permiten dilatar y aflojar la zona, al tiempo que proporciona el creciente deseo de la penetración anal. El diseño de su base nos da la posibilidad, además, de un uso seguro, evitando accidentes como que el juguete ingrese demasiado en el interior del ano.

No olvidemos los mágicos efectos de la saliva. Dando el popular “beso negro”, a través de caricias de lengua e intensas lamidas sobre el ano, también podemos relajar la zona con tanto éxito como placer.

Ya sea con lubricantes, vibradores, plugs especiales u otra clase de dilatadores, la idea es simplemente preparar, lubricar, relajar y dilatar la zona, para que la penetración sea cómoda, sin dolores, incomodidades ni riesgos.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario