Footjob: los pies al servicio de la estimulación

Publicado el 09/08/2016

Para los fetichistas y amantes de los pies, que encuentran un especial encanto en esta sensible parte del cuerpo, los invitamos a probar un suave y constante “footjob”, masaje erótico sobre el pene, ideal para antes del acto sexual, o bien para obtener una vibrante eyaculación…

Esta práctica no es exclusiva para el placer del hombre, sino que también puede realizarse en mujeres. El “footjob” consiste en utilizar los pies durante la estimulación, para masajear todo el cuerpo de tu pareja, especialmente sus genitales u otras zonas erógenas.

Si bien suele confundirse con el placer por acariciar y lamer los pies, esta técnica se realiza colocando los pies sobre el pene para tocarlo ya sea con las plantas del pie, o los dedos. También puede hacerse con medias, botas o tacones.

Como existen varias posturas o métodos para realizar un buen “footjob”, a continuación compartimos algunos consejos para dar un buen masaje de pene a través de los pies.

En primer lugar, debes preparar tus pies. Además de limpiarlos, las uñas de los dedos tienen que estar limadas y bien cortadas, para así evitar posibles incomodidades en el pene o testículos. Las caricias, al menos en un principio, han de ser suaves como la seda.

Luego, es momento de comenzar con los juegos eróticos preliminares, deslizando los pies sobre todo el cuerpo, con lentitud y devoción. Masajea su cuello y torso, para después pasar a sus piernas. Hazlo en la posición que quede más cómodo para ambos; acostados sobre la cama, o él recostado de espaldas y tú en una silla con los pies dominando las intensidades del placer. Si así lo prefieres, coloca despacio los dedos de tus pies en sus labios y boca para que los bese, acaricie con la lengua o succione.

Con mucho cuidado, desplaza los pies hacia abajo hasta introducirlos en su entrepierna y masajea sus testículos sin presionarlos. Transcurridos unos minutos, empieza a dar el “footjob” con cualquier área del pie; por ejemplo, primero con la planta y luego con los dedos, o al revés.

Incluso es posible usar las plantas de los pies y dedos al mismo tiempo, alternando con uno y otro. Las plantas de los pies son ideales para una plácida masturbación, empujando suavemente el pene hacia el estómago, en tanto también puedes en algunos momentos cambiar y poner su pene entre tus dedos.

Intenta tocar su pene, usando los pies tal como si fueran manos, con movimientos hacia abajo y hacia arriba, una y otra vez hasta concederle un vibrante orgasmo. Como último consejo, desliza los pies con algún lubricante a base de aceite o agua, para así facilitar el desplazamiento y lograr caricias de mayor suavidad.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario