El Orgasmo Simultáneo

Publicado el 30/06/2017

Dentro de la respuesta sexual, la fase de resolución no debe ser considerada como el final de la relación sexual, sino como un momento en que cada miembro de la pareja puede expresar al otro sus sentimientos, mientras se comparte esa sensación agradable después del sexo, naturalmente al decir esto partimos de la base de que para los dos miembros pareja la experiencia vivida ha sido satisfactoria. El hecho de que un miembro de la pareja no se encuentre satisfecho puede convertir esta fase de la respuesta sexual en un mar de acusaciones y generar traumas.

Si en algún momento alguien no encuentra satisfactoria su sexualidad y acabe auto culpándose o culpando al compañero sexual ocurre muy frecuentemente, tiene que ver con la generalización de mitos o concepciones erróneas, que dan lugar a unas expectativas excesivamente elevadas para la mayoría de las personas, en los países latinos es donde más expectativa tienen las personas de lograr los orgasmos simultáneos.

El mito del orgasmos mutuo durante el coito empezó a extenderse cuando cambio la significación social del hecho de que las mujeres disfrutaran con la sexualidad, se pasó entonces del rechazo a casi la obligatoriedad de lograr el orgasmo, a considerar que el máximo placer sexual se conseguía cuando alcanzaban los dos el orgasmos al mismo tiempo, esto origino que numerosas parejas llevaran a cabo esfuerzos sobrehumanos para sincronizar sus respuestas, dando lugar a intensos sentimientos de frustración sino se lograba el tan deseado orgasmo simultaneo.

Probabilidades de lograr un Orgasmo Simultaneo

En realidad, la probabilidad de que se produzca un orgasmo al mismo tiempo es bastante remota, ya que para empezar las latencias orgásmicas que es el tiempo que va desde el inicio de la estimulación sexual hasta el orgasmo, son distintas para cada sexo, existen investigaciones realizadas donde se les ha pedido a los hombres y mujeres que se autoestimulen hasta alcanzar el orgasmo, se ha evidenciado que los varones tardan una medida de dos minutos en conseguirlo, mientras que este tiempo es de siete minutos en las mujeres.

Por otra parte muchas mujeres precisan de enérgicos movimientos coitales para alcanzar el orgasmo, pero al mismo tiempo, si estos movimientos son demasiado enérgicos pueden precipitar la eyaculación del hombre, este si quiere retardar su orgasmo deberá desacelerar o incluso parar sus movimientos de empuje, con lo que probablemente impedirá a la mujer que consiga el orgasmo. Además el hombre suele parar sus movimientos y cesar en la presión pélvica al llegar al orgasmo, por lo que, si esto ocurre unos instantes antes de que lo haga la mujer, también puede impedir en el último momento que ella lo logre.

Es importante resaltar que la probabilidad de caer en una disfunción sexual aumenta cuando se crean expectativas demasiado elevadas de buen funcionamiento sexual, la mujer que se esfuerza en acelerar su orgasmo puede acabar con serias dificultades para conseguirlo, del mismo modo el hombre que intenta retardar su eyaculación por ejemplo distrayéndose, puede que en algún momento tenga problemas de erección. También es posible que las sensaciones orgásmicas se vean muy disminuidas o no existan si se presenta el orgasmo de forma refleja mientras él está con la atención centrada en otro sitio y sin dejarse llevar por la experiencia erótica. Es importante destacar que cualquier manera es válida siempre y cuando se practique una sexualidad agradable y gratificante

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario