4 actitudes que dañan la relación con tu novio

Publicado el 30/03/2017

Determinadas conductas te hacen sentir que estas reforzando tu relación con él, que potencian los lazos de unión entre ambos. Es más común de lo que piensas que algunas actitudes que consideras positivas, minen o dinamiten la relación y evolucionen en el estallido de la misma, situación en verdad compleja de ser revertida. Detecta estos errores involuntarios y repáralos con urgencia. Suelen ser actitudes que las mujeres consideramos como amorosos y benéficas para la relación pero que son particularmente contraproducentes. Evítalas. Seleccionamos para ti los cuatro pasos en falso más comunes, que presentan una particularidad: pueden ser revertidas.

Llevarte demasiado bien con sus amigos

Una relación relajada con sus amigos es una de las mejores formas de conseguir la aprobación de tu par. Pero si el trato se vuelve demasiado cercano, cálido o confidencial podía ser extremadamente problemático. El motivo es que, en general, los varones no desarrollan fácilmente lazos profundos con las mujeres si no hay una intención sexual que la respalde.

Entonces es probable generar inseguridad en el grupo de amigos de tu hombre. Ellos necesitan exclusividad con sus amigos, pues tu presencia con contenido afectivo generara parcialidad en el juicio de los pares sobre situaciones que te impliquen como “la mujer de mi amigo”. Así  cercenas sus posibilidades de abrirse y expresarse si necesita de un consejo respecto a su relación contigo.

Ser extremadamente sencilla

No es que este mal salir de la cama y usar ropa deportiva y cómoda, pero sigue este consejo: que esto sea la excepción y no lo cotidiano. Muchas mujeres se equivocan al pensar que los hombres las prefieren sencillas en todos los aspectos y sentidos. Esto no es una generalidad, pero si un rasgo común a la mayoría.

Si bien a algunos hombres los seducen las mujeres que no se portan como divas rebuscadas, la mayoría prefieren que, al menos, se comporten y luzca en lo público como si lo fueran. Nunca olvides que los hombres son muy visuales y se sienten privilegiados si generas atracción indiferentemente. Recuerda el comienzo, cuando ningún detalle parecía requerir demasiado si impactaba en el deseo de tu hombre, vuelve a eso.

Ser demasiado honesta, siempre

Esto es un secreto a voces: el varón no puede con la magnitud de la verdad femenina de manera constante. Las llamadas mentiras piadosas o blancas no atacan a la piedra filosofal de un lazo saludable, a saber, la honestidad. No hablamos de grandes engaños, sino de situaciones del tipo “¿Qué dijo tu padre de mi la primera vez que me vio?” si esa respuesta incluyo algo como “tu das para mucho más” no seas demasiado precisa en los detalles ni en contenido específico del juicio paterno.

La comodidad de vivir sola

La sensación de bienestar que sientes con el no significa necesariamente que la convivencia sea el paso que sigue. Evita frases como “el me completo”, “sin él no podría vivir” o exageraciones similares, que, por lo demás no se ajustan a tu realidad individual antes del amor.

Es fundamental que mantengas y aún defiendas tu autonomía de ser necesario. El tiempo que dedicas a tu persona y a tus necesidades evitan la pesadez y opresión que el otro siente al sentirse indispensable. Una evidencia de estabilidad y solidez de la pareja es la independencia de la presencia efectiva del otro y el permiso que tú misma te concedes de ser feliz y pasarla bien cuando él no está a tu lado.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario