El sexo virtual y los límites personales

Publicado el 12/01/2017

Internet ha cambiado el mundo, en la mayoría de casos para bien, pero en otros el papel de este avance tecnológico queda en entredicho si se hace un mal uso del mismo. Hoy nos ocuparemos del sexo virtual, un juego en el que no son pocos los casos de gente arrepentida por no establecer unos límites y escoger bien con quien llevarlo a cabo.

Existen casos muy sonados y de gran repercusión mediática como el de la ex concejal de la localidad toledana de Los Yébenes, Olvido Hormigos, que saltó a la fama de forma inesperada a raíz de un vídeo íntimo difundido por Internet sin su consentimiento y que causó un gran revuelo entre la sociedad. Sin embargo sólo es uno de muchos, de gente famosa o que alcanza la fama de forma casual, arruinando en muchos casos su vida y la de su entorno por no haber tomado precauciones y marcado unos límites que, o la confianza es total o no deberían traspasarse.

Internet nos permite compartir información de todo tipo, películas, música, noticias de actualidad, fotos, vídeos o, como en el caso de nuestra Sex Shop, la venta de artículos eróticos y complementos sexuales. El abanico es infinito pero de la misma manera que toda ésa cantidad de información circula por los ordenadores de todo el mundo lo hará también aquello que invada nuestra privacidad si se pone en manos de gente inadecuada.

En muchos casos éstos vídeos contienen imágenes muy explícitas de gran contenido sexual y se divulgan con una rapidez asombrosa, es entonces cuando se les aplica el calificativo de 'virales'. En ciertas ocasiones la mala suerte o un descuido pueden hacer que esa información deambule por la red sin nuestro consentimiento. Hace un tiempo por ejemplo salió una noticia de una chica que había perdido su móvil el cual contenía un vídeo en el que aparecía practicando 'cibersexo' con su pareja. El personaje que lo encontró, por no aplicarle otro calificativo, en vez de devolver el móvil subió el vídeo a Internet y arruinó la vida a la pobre muchacha. La policía se dio prisa en eliminar todos los enlaces posibles pero es tal la velocidad con la que se propagan las imágenes que es imposible eliminarlo por completo, más aún si se divulga por otros países que es lo normal en dichos casos.

El sexo virtual entre parejas es algo relativamente normal cuando la distancia entre ambos no permite otra vía para mantener una relación, pero debemos tener cuidado. Lo normal sería no grabarlo en el disco duro de nuestro ordenador y menos aún almacenarlo en un dispositivo móvil por el motivo anteriormente citado.

"Pero has dicho que ha sido porque lo tenía guardado en el móvil, ¿por qué no voy a guardarlo en mi ordenador personal?". Son recomendaciones que me dicta el sentido común y la información recopilada para elaborar este artículo, no sería el primer caso en el que acceden sin permiso a tu ordenador y extraen información que, si bien no tienen por qué repercutirte negativamente o no en la medida de los casos expuestos, pueden obtener información personal y divulgarla con el resto de internautas de toda la esfera y enterarte una vez se ha hecho viral, con todos los problemas que ello te acarrearía.

Otra variante de sexo virtual, más segura pero que conlleva una dosis de riesgo, es el sexo telefónico o "phone sex" que consiste en conversaciones eróticas entre dos o más personas. No te garantiza que puedas hacerlo con seguridad absoluta pero es notablemente más discreta que el cibersexo y, aun propagándose por los medios, no revela nuestro aspecto físico de forma que puedan reconocernos.

Con éste artículo no pretendo tildar al sexo virtual de algo prohibido, sino tratar de concienciar de tomar unas medidas de seguridad y unos límites para evitarnos problemas en el futuro, con más motivo aún si se trata de una relación entre desconocidos.

¿Lo habéis probado alguna vez? ¿Estaríais dispuestos a entablar una relación sexual virtual con un desconocido?

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario