Fantasías sexuales, una fuente inagotable de placer

Publicado el 19/01/2017

Uno de los elementos de nuestra vida sexual que más aumenta nuestra excitación y placer sexual son las fantasías sexuales. Estas pueden ser imágenes, escenas o historias y pueden variar desde muy simples a muy complejas. Están conformadas por diferentes factores, incluyendo las primeras experiencias sexuales, ideas acerca de nosotros mismos, y cómo debemos interpretar el significado de determinados actos sexuales o imágenes.

El desarrollo de nuestras fantasías sexuales también está influenciado por lo que nos enseñan nuestras familias o la sociedad sobre lo que es apropiado o inapropiado. Independientemente, las fantasías sexuales son una parte natural de la manera en que nuestra mente pensante trabaja para dar sentido a nuestras acciones y aumentar nuestra excitación.

Las fantasías sexuales como fuente de problemas y placer

Las fantasías sexuales pueden incluir diferentes tipos de imágenes, son a menudo incomprendidas, y pueden llegar a convertirse en una fuente de ansiedad. A menudo, algunas personas se sienten tan incomodas con sus fantasías sexuales que bloquean o distraen la mente con otros pensamientos a fin de evitarlas. Si esto ocurre repetidamente debe aprender a no ignorar sus fantasías sexuales completamente, o al menos esas fantasías que contribuyen más a su excitación ya que lo contrario puede ocasionar dificultad para excitarse, o alcanzar el orgasmo.

Aprender un poco acerca de las fantasías sexuales puede ayudarlo a sentirse más cómodo con sus propias fantasías. Muchas veces, las fantasías pueden ser simbólicas o sus significados pueden no ser evidentes a primera vista. Esto puede provocar que algunas personas se enfaden con sus fantasías y tratar de bloquearlas. Por ejemplo, una fantasía bastante común para algunas mujeres es ser raptadas o violadas. Para muchas mujeres, esta fantasía representa el deseo de ser tan atractiva y deseable que su compañero (o a otros miembros de la fantasía) no sería capaz de resistirse a ella. Esto no significa automáticamente que una mujer quiere ser violada o disfrutaría de ser violada. En el mencionado caso se puede observar cómo este tipo de fantasías pueden ser confusas y molestas tanto para hombres y mujeres por igual.

Las fantasías sexuales son lo que dan gusto a la vida sexual

Si no se permite perderse en sus fantasías y explorar su naturaleza sexual, se llevara a sí mismo fuera del área del placer y evitara una mejor comprensión de quién es usted como individuo. Hay muchas cosas sobre las que la gente fantasea y que no van a realizar en la vida real. Pero eso no significa que no se puede utilizar esas fantasías para aumentar su experiencia sexual en solitario o con su pareja. Una fantasía es simplemente eso, fantasía y no una realidad. Es un espacio creativo en su mente que puede utilizar para fingir y crear historias excitantes y divertirse.

Como observación final debemos acotar que este artículo se refiere a las fantasías que no implican daño a sí mismo o a otra persona, o fantasías que involucran parejas inapropiadas -como los niños o los animales-. Si usted tiene tales fantasías, estas deben ser discutidas con un terapeuta para evitar cualquier comportamiento nocivo o peligroso y la aparición de crisis de ansiedad o depresión.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario