Ejercita tu concentración para llevar una mejor vida sexual

Publicado el 30/01/2017

La mayoría de las personas han oído hablar acerca del uso de la meditación para la relajación. En primer lugar debemos aprender a concentrarnos en nuestra respiración, esto nos ubica en el presente y ayuda a quitar de nuestra mente todos los otros pensamientos en ese momento.

Es una maravillosa práctica que se hace más fácil con la repetición y el tiempo. Al concentrarse en su respiración -la manera en que se siente el aliento al inhalar, en mantenerlo esa fracción de segundo, y la sensación de la exhalación y liberación de tensión- todos los demás pensamientos se encuentran momentáneamente suspendidos y no te pueden afectar. Esto reduce la ansiedad y permite al cerebro a relajarse.

Usando la relajación para tu sexualidad

En las relaciones sexuales, a menudo tenemos una multitud de pensamientos ansiosos corriendo a través de nuestra mente: "¿Mi pareja cree que soy atractivo?", "¿Voy a ser capaz de mantener la excitación el tiempo que deseo?", "¿mi pareja va a ser feliz conmigo?" tales pensamientos son el intento del cerebro de controlar la experiencia y lograr el éxito. Sin embargo, la paradoja es que estos intentos de controlar la experiencia aumentan nuestra ansiedad y generan un cortocircuito de la excitación sexual.

Para algunas personas, esto se experimenta como dificultad para lograr mantener una erección o dificultad para lubricar, o un exceso de tensión muscular que no permite la penetración. Si eres capaz de mantener la tranquilidad y centrar su atención en las sensaciones físicas placenteras que estás experimentando, o fantasías que excitan, entonces podrás continuar incrementando la excitación sexual.

Aquí es donde los ejercicios de concentración pueden ser beneficiosos. Mediante la práctica de ejercicios de concentración y coordinación diaria, puede mejorar la capacidad del cerebro para concentrarse y calmar su ansiedad, esquivando pensamientos. En primer lugar, escoge un tiempo y un lugar donde no seas perturbado durante unos minutos. Debería ser relativamente tranquilo, o tener un nivel de ruido que se desvanezca en el fondo.

En frente de la TV o con música no es lo mas propicio para meditar. Una vez que tengas unos pocos minutos libres, puedes comenzar por tomar un objeto sencillo, nada complejo, y poniendo toda su atención en él. A continuación, notarás el color y la textura, puedes notar cualquier sombra o cambios en la reflexión, presta atención a su forma y sus bordes, continúa centrándote en este objeto y respira normalmente.

Si usted nota que su mente quiere pasar a otra actividad, simplemente vuelve a centrarte en el objeto. En primer lugar, practica hacer esto durante unos 3 minutos una vez por día. Una vez que te sientas cómodo con esa cantidad de tiempo, aumenta a 5 minutos una vez por día. Eventualmente, puede trabajar hasta 10 minutos al día o más.

Haciendo esto, usted está adiestrando su mente y mejorando su capacidad de concentración. Con la práctica, su capacidad se vuelve más fuerte y se hace más fácil para tranquilizar la mente y centrarse en el presente.

Esta capacidad se puede traducir en un mayor disfrute y satisfacción sexual colocando más de tu atención sobre lo que está sucediendo en el momento, en lugar de tener el cerebro ocupado por experiencias pasadas o futuras preocupaciones. Esto no sólo aumentara tu placer sexual, sino también mejorara tu relación con su pareja, abriendo las puertas al buen sexo.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario