El ano, ese gran desconocido

Publicado el 21/12/2016

El ano, es el gran temido por mujeres y hombres heterosexuales (no tanto en el caso de hombres homosexuales). La causa, se la considera como una práctica exclusiva de los hombres gays, nada más lejos de ser cierto.

En el caso de los hombres puede llegar a ser (si se rompe con el tabú) una gran fuente de orgasmos, tanto si se estimula en el exterior, como si se hace mediante una penetración (en el caso de una pareja hombre-mujer, se puede realizar con un dedo).

Zona erógena desconocida

Pues sí, el ano es una zona erógena del cuerpo al que no muchos prestan atención y que si se sabe estimular de la forma adecuada, puede llegar a ser muy gratificante. Pero como con todo, es muy importante estar seguro de que lo deseas, ya que si no estás preparado o preparada para esta práctica sexual, no debes forzarte aunque tu pareja te lo pida, ya que puede causar gran dolor (en especial en el caso de la mujer si se intenta una penetración).

Para la estimulación de esta zona y con el fin de evitar situaciones desagradables, es vital que no sientas hinchazón en el vientre, es decir, que no te sientas con la necesidad de ir al baño y que realices una buena higiene en la zona, en especial si se desea realizar el llamado beso negro.

El beso negro sólo es apto para personas atrevidas y bajo las condiciones que hemos especificado anteriormente. El beso negro es una estimulación del ano mediante besos y la acción de la lengua.

Estimulación para ellos

Una de las formas con las que puedes activar esta zona, es mediante caricias con los dedos, bajando desde la espalda hasta el perineo llegando a los testículos o viceversa. Si además de esto, cuando le haces una felación acaricias suavemente el perineo (o lo presionas) o la zona que rodea el ano, el orgasmo de tu pareja se incrementará.

Si tu chico está dispuesto a llegar más lejos, hasta la penetración con un dedo o con juguetes eróticos especiales para el ano, llegarás hasta el punto G masculino, que está cerca de la próstata. Esto se puede realizar unido a la masturbación o la felación para que se relaje más.El chico para facilitar que llegues a su punto G, puedes hacer lo siguiente: dile que se coloque tumbado boca arriba y ponte tú entre sus piernas, introduce el dedo y muévelo con el mismo gesto que usamos para llamar a alguien.

Estimulación para ellas

En la actualidad, el sexo anal es un objetivo sexual que se imponen un gran cantidad de hombres, podemos decir incluso que “está de moda”. Pero no a todas las mujeres nos agrada y hay que saber hacerlo de manera correcta para evitar hacer daño. Entre las estimulaciones que se pueden realizar son las caricias en la zona y el beso negro.

Si lo que se desea es un coito anal, hay que tener a mano antes una crema lubricante, para evitar que la piel se irrite. La introducción del pene se debe hacer de forma pausada (o incluso si se ve necesario, ir poco a poco, introduciendo los dedos, después el glande, hasta que se consiga introducir entero).

Para terminar es importante que te sientas cómoda, tanto en la postura como en el hecho de tener que hacerlo, si no estás preparada, que no te presionen.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario