La anorgasmia, prácticas y ejercicios para combatirla

Publicado el 18/12/2016

La anorgasmia es la ausencia recurrente y persistente del orgasmo, que se manifiesta por su ausencia tras un periodo de excitación normal y consecuente tras un periodo de estimulación que pueda considerarse normal en cuanto a intensidad, duración y tipo. Afecta tanto a hombres como a mujeres aunque es en estas últimas es donde sucede el mayor número de casos de ausencia de orgasmos.

Uno de los problemas más frecuentes hoy día en cuanto a relaciones sexuales es la falta de excitación y sensaciones placenteras, incluso siguiendo unas pautas determinadas y estimulando nuestras zonas erógenas con 'normalidad'. Es en estos casos cuando hablamos de casos de anorgasmia.

Tipos de anorgasmia

Enfocados desde el punto de vista femenino encontramos la anorgasmia primaria, la cual se produce cuando nunca se ha experimentado un orgasmo con anterioridad, y la anorgasmia secundaria, cuando el problema surge a partir de un momento concreto, habiendo obtenido orgasmos previamente. También se puede diferenciar entre la anorgasmia absoluta cuando nos es imposible alcanzar el orgasmo con cualquier actividad sexual, o situacional, pudiendo alcanzar el orgasmo con cierta actividad pero no con otras.

La mayoría de los casos de anorgasmia se dan en mujeres jóvenes con poca o ninguna experiencia previa en las relaciones sexuales. Son muchos los factores que afectan directa o indirectamente a una vida sexual satisfactoria como puede ser la poca cultura sexual y falta de información, miedo al embarazo, una mala experiencia anterior o falta de estimulación previa. Como podéis observar todas las razones expuestas no derivan de ninguna patología que nos impida obtener el orgasmo y no existe una 'guía' que nos solucione los problemas ya que cada mujer es única.

Esto implica que cierto ejercicio de estimulación que pueda producir el orgasmo en una mujer no tiene por qué producirse en otra, debemos experimentar y aprender a conocer mejor nuestro cuerpo, probando en la intimidad y trasladar lo aprendido para compartirlo con la pareja. A ciertas edades sobran manos y falta experiencia, unido a las prisas hace que sea complicado obtener el placer que deseamos. No hablemos en estos casos de anorgasmia como una patología sino como una dificultad que podemos superar. Conócete a ti misma y enseña a tu pareja como debe hacerlo.

Por otro lado está la anorgasmia derivada de algún tipo de patología o disfunción que afecta de forma directa a nuestro organismo impidiendo la obtención del placer. En estos casos lo mejor es acudir cuanto antes a nuestro ginecólogo, dejando a un lado la vergüenza de comunicar nuestro problema a una persona ajena cuando ni tan siquiera nos atrevemos a contarlo a nuestro círculo de personas más cercano. En la mayoría de casos una simple visita al médico nos evita muchas frustraciones posteriores y podremos obtener una vida sexual satisfactoria. En este grupo podemos destacar el vaginismo, los músculos de la vagina se contraen de forma involuntaria impidiendo la penetración sin dolor, endometriosis, hemorroides, daño físico en los órganos genitales o desequilibrio hormonal.

Las madres, las más afectadas

Dentro de la anorgasmia hay un grupo de mujeres que cabe remarcar y es el de las mamás, sobre todo en aquellos casos en los que se tiene más de un hijo. Se pierde musculatura vaginal y puede llevarnos a la pérdida total o parcial de sensibilidad en las zonas erógenas. Podéis echar un vistazo al artículo sobre el uso de juguetes eróticos durante o después del embarazo que a buen seguro os ayudará a las que os sintáis identificadas con este caso. Usando bolas chinas se fortalece enormemente el suelo pélvico ayudando a mantener todo en su sitio y favorece el riego sanguíneo que a su vez nos ayuda a alcanzar un nivel más elevado de estimulación.

Todos los casos de anorgasmia deben tratarse lo antes posible para que ello no derive en la ausencia de deseo sexual, un problema mucho más difícil de tratar.

Como podéis ver muchos de los casos se deben a problemas psicológicos o a falsas expectativas que con información y experimentando con nuestro cuerpo podemos solucionar y, en el caso de falta de orgasmos debido a patologías, suelen ser en su mayoría problemas que tienen fácil solución.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario