¿Qué es el punto G masculino?

Publicado el 16/12/2016

Muchos consideran el término de Punto G, a cualquier zona erógena de su cuerpo. Así, para el hombre, algunos de sus puntos G podrían ser la palma de las manos, los pezones, los testículos, la zona del frenillo que hay debajo del glande, la zona del perineo que está entre los testículos y el ano, entre otros.

Pero el punto G masculino por excelencia es la Próstata, de ahí que comúnmente también se le llame Punto P. La glándula prostática contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen. Tiene el tamaño de una castaña y se encuentra debajo de la vejiga. Está pegada pared con pared con el conducto rectal y está a unos 5 centímetros del ano.

Localización y estimulación

Debido a su localización, el Punto G Masculino sólo es accesible a través del ano, razón por la cual, a muchos hombres todo esto les resulte un tema tabú, Aquí vamos a explicar cómo se puede localizar y las diferentes maneras de estimularlo. El Punto G Masculino no es difícil de encontrar, sólo hay que tener un poco de paciencia. Las primeras veces a lo mejor no notas nada o te resulta molesto, es normal.

Lo primero que tienes que hacer es relajarte. Una vez estés listo para la estimulación, hay muchas maneras de estimularte el Punto G. La más simple es masajearte con tu dedo. La postura puede ser cualquiera, pero que te sientas cómodo y puedas extender el brazo y llegar sin problemas. Si te resulta dificultoso llegar puedes recostarte de espaladas, con las piernas hacia arriba y ponerte unos cojines en la zona lumbar. Usa lubricantes para ayudarte con el masaje. Estimularte a ti mismo puede ser un poco difícil así que le puedes decir a tu pareja que te ayude.

Debes relajar el esfínter y buscar una pequeña protuberancia en tu interior. Ya sabes, a unos 5 centímetros del ano y como una castaña de grande. Una vez lo encuentres puedes iniciar la estimulación. Las técnicas son numerosas, tantas como individuos hay en el planeta; algunos disfrutan con suaves embestidas, otros prefieren realizar una presión intensa y constante sobre la próstata.

Las posibilidades son muchas

Puedes pedir a tu pareja que te practique sexo oral mientras tu o ella estimula tu Punto G o masajear la zona del perineo que es una manera de estimular externamente la próstata que está llena de terminaciones nerviosas.

Existen juguetes eróticos específicos para ayudarte a masajear el Punto G Masculino. Es mucho más cómodo estimularte con estos juguetes que con las manos. Los hay de todas las formas y tamaños, con vibración o juguetes “manos libres”. Es recomendable que utilices lubricantes anales.

La estimulación del Punto G Masculino produce unas erecciones más poderosas, orgasmos más intensos y eyaculaciones más potentes de las que estamos acostumbrados a sentir en una jornada sexual regular, es por ello que te invitamos a probar este punto sensorial sin ninguna dilación.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario