Recomendaciones previas a la práctica del sexo anal

Publicado el 08/11/2016

Ya sea entre hombres, o en una pareja heterosexual que lleva ya meses o años practicando el sexo, en algún momento puede surgir el ardiente deseo de tener sexo anal. Las prácticas sexuales anales son fuente de variados placeres tanto de homosexuales como de heterosexuales, simplemente porque el ano posee multitud de áreas extremadamente sensibles a la estimulación.

Pero el sexo anal también despierta muchas dudas, posibles molestias, dolores e incomodidades, que pueden reducir  su práctica, y en ocasiones de le ha dotado de mala fama en torno al gran placer de esta práctica sexual. Por creer que será un calvario, muchos hombres y mujeres prefieren esquivarlo, asociando el sexo anal a algo necesariamente doloroso. Esta ingenuidad nos priva de disfrutar de una de las más plácidas prácticas sexuales, y nos aleja de la verdadera realidad

Para experimentar su intensidad, lo primero que se necesita es el deseo mutuo. En tal caso, quizá no sea un momento dominado por nervios y tensión, sino una práctica sexual igual o más estimulante que otras. Bajo el consentimiento de ambas partes, hay que tener mucho cuidado al realizarla,  grandes dosis de suavidad y pasión,  y con estás formulas, tal vez se despierte un nuevo mundo de excitaciones.

A continuación, sólo algunas recomendaciones para disfrutar del sexo anal.

Siempre hay que hacer una exhaustiva limpieza y desinfección de esta zona

En una zona como el ano, se necesita una previa y adecuada higiene. En la actualidad hay en el mercado una infinidad de artículos y productos para facilitarnos esta tarea. Los enemas, por ejemplo, realizan una limpieza de colon, librando al recto de restos y posibles infecciones.

Al igual que otros actos sexuales, antes de realizar la práctica del sexo anal es clave una evacuación de la zona. En los diferentes sexshops online  puedes encontrar una variedad de productos específicos de limpieza y lavado anal.

Es muy importante conseguir una perfecta y suave dilatación del ano

Los lubricantes anales de sensación fría y los consoladores anales colaboran mucho a la hora de la dilatación anal, evitando riesgos de eventuales fricciones o desgarros. Por el contrario, son ideales para masajes fluidos y profundos hormigueos.

También se recomienda el uso de lubricantes dilatadores, con los que se impiden dolores e incomodidades. Esta clase de lubricantes anestesian el posible dolor del ingreso del pene en la zona anal, sobre todo en las primeras veces. Eso sí, luego de aplicarlos aguardar unos segundos antes de la penetración, no sea que afecten la sensibilidad del pene.

El beso negro.

Evidentemente, para disfrutar del sexo anal siempre será bienvenido acompañar la estimulación de la zona con sexo oral, los coloquialmente conocidos como “besos negros”, brindando al mismo tiempo relajación del área y puro placer.

Entre masajes en la zona y besos negros, quizá surja naturalmente el deseo de practicar sexo anal. Pero si sólo es voluntad de uno, en ese caso ya no hablamos de una práctica sexual, sino que de un acto invasivo. Cuando ambos deseéis experimentarlo, recordad siempre estás normas: limpieza, dilatación, caricias, besos negros y mucha lubricación.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario