Algunas de las más favorables posturas sexuales para disfrutar con penes grandes

Publicado el 04/11/2016

Si bien no todo es cuestión de tamaño, un pene grande o muy grande siempre será, precisamente, un extra a experimentar durante las relaciones íntimas. Las posturas, movimientos, ritmos y otras cualidades hacen disfrutar del placer y el buen sexo, pero un pene muy dotado puede sumar mucho, sobre todo si practicas ciertas posturas sexuales y no  otras.

Es cierto que muchas mujeres son más sensibles al tamaño del pene, pudiendo durante la penetración llegar a doler, o incomodar al menos un poco. Para esos casos, existen algunas posiciones que una vez adoptadas, permiten disfrutar de un pene grande y sus embestidas, sin tensiones ni molestias.

Como sugerencia inicial, si tienes una pareja que goza de un gran pene, puedes probar a iniciar el acto sexual intentando dominar, con tus propios movimientos y cuidado, para ello lo mejor es que te coloques encima de su prominente órgano sexual.

Teniendo un poco el control durante un momento, sabrás hasta dónde toleras que su pene ingrese en tu interior y a qué profundidad detenerse, o si es mejor más despacito y suave.

Para adoptar esta posición sexual, sólo debes sentarte encima de él, mirándolo de frente a su cara, manejando el vaivén de caderas y la intensidad de tu cuerpo, pudiendo sentir el disfrute de su gran tamaño también en tu clítoris.  

O quizá puedas estar de frente encima suyo y luego tumbarte con el cuerpo hacia atrás, si quieres experimentar mayor grado de penetración.

Otra forma de mantener cierto control de la situación y disfrutar plenamente de un pene grande, consiste en colocarse también encima de él, pero en rodillas o en cuclillas, de espaldas y de esta forma seguir teniendo el control de la penetración.

A través de esa postura sexual, sentirás el goce de controlar la dirección, profundidad e intensidad de la penetración, mientras él disfrutará de poder observar tu ano y disfutar el momento sexual en todo su esplendor.

La posición de rodillas es mejor, pues te cansas menos y permite un mayor despliegue de movimientos, tanteando su miembro viril en tu interior poco a poco.

También se recomienda que el hombre se ponga de pie en el borde de la cama, con los pies en el suelo, mientras tú te colocas de rodillas frente a él, al borde de la cama. Con esta postura podréis empujar ambos al mismo tiempo, o incluso puedes acariciar sus testículos delicadamente, lo que ayudará aún más a excitarle.

Para penes grandes, la postura sexual de la cucharita siempre es bienvenida. Él se pone detrás de ti y entrelazáis las piernas, mientras te penetra y al mismo tiempo tiene perfecto un acceso para masajear el clítoris. Así sentirás sin riesgo ni dolores las poderosas sensaciones de un gran pene dentro de ti.

Otra variante puede ser ambos tumbados boca arriba y tú encima de él. Primero arqueas tu espalda hasta recostarte sobre el pecho de tu pareja, colocas luego las piernas dobladas y los pies a la altura de sus rodillas, mientras él te sujeta por la cintura o las caderas y te penetra suavemente.

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario