Aceites

Aceites, disfruta de los aceites para masajes

No hay placer más rico que el recibir y dar un masaje a tu pareja. Como parte de nuestra intimidad, recurrir a aceites para masajes es un paso muy sensual a la hora de lograr una conexión particular en la etapa previa a tener sexo. Existen una amplia variedad de masajes eróticos para seducir a tu pareja, si elegimos un aceite de masaje especialmente para estas ocasiones, llegaremos al éxtasis supremo de excitación lo que nos permitirá posteriormente alcanzar el clímax de una manera mucho más intensa y sensual.

por página
Mostrando 1 - 12 de 197 items
Mostrando 1 - 12 de 197 items

El masaje erótico es el mejor aliado que puedes tener para seducir a tu pareja y encender la pasión; los masajes son ideales para estimular los sentidos y aumentar las sensaciones, provocan en quienes los prodigan y en quienes los reciben una gran energía y eleva los niveles de excitación sexual, pudiendo convertirse en la puerta de nuevos juegos y formas de hacer el amor sin ni siquiera pensarlo.

Entre los diferentes tipos de aceites de masajes que existen en el mercado, hay una variedad que, influenciados por los aportes de la aromaterapia, producen un estímulo y una respuesta sexual mucho más profunda que los simples masajes a los que estamos acostumbrados a recibir o dar.

Si lo que buscas es seducir a tu pareja y encender la pasión, estos aceites de masajes particulares están confeccionados con aceites esenciales ideales para estimular los sentidos y aumentar las sensaciones.

Un buen masaje que culmine en una espectacular sesión de mimos y placeres exquisitos requiere de algunos ingredientes imprescindibles: velas, música relajante, aceites e inciensos aromáticos y algunas recomendaciones para convertir  unos simples masajes en verdaderos masajes eróticos.

Aplica sobre tu cuerpo esos aceites esenciales que has comprado, sea en tu tienda favorita o en el sex-shop de confianza, deslízate y frótate sobre tu pareja hasta llenarlo de estos aromas y presiona en las zonas que quieres estimular más. Recuerda esos rincones que no son comunes estimular y que son zonas erógenas por excelencia: detrás de las rodillas, orejas, pies, cuello, puedes ir más allá y acariciar suavemente su entrepierna sin llegar a tener contacto con los genitales. Este contacto piel a piel es extremadamente agradable para ambos, os llenará de confianza ya que es un encuentro sumamente íntimo y centrado en el goce. Las esencias os inundarán al tiempo que  ayudaran a ambos a liberar endorfinas que potenciaran la sensación de placer y bienestar.

No necesitas gran talento para realizar otro tipo de masaje, el llamado artístico, es ideal para experimentar grandes sensaciones. Compra pinturas que puedas usar sobre la piel, las caricias de los pinceles sobre el cuerpo, y la humedad y temperatura especial de la pintura lo harán más excitante aún. Toma la precaución de que los tipos de pinturas sean hipo alergénicas y solubles en agua…no sólo evitarán irritaciones sino que será la previa a nuevos masajes pero ya en la bañera, bajo la ducha, con aceites de ducha que sigan provocando un festival para los sentidos, dejaos llevar…disfrutad recorriendo cada centímetro de piel el uno del otro, esto hará elevar el grado de excitación de una manera descomunal.  Juega sobre su piel, pintando, acaríciando y estimulando las zonas erógenas, tales como las nalgas, genitales, senos, labios, todo ello bien marcando círculos amorosos o bien sin dejar espacio sin pintar.

Podéis terminar con un masaje exclusivamente sexual, más que placentero será el último pasó del éxtasis total. Los cuerpos desnudos, se contemplan, se miran, se deleitan, y de esta guisa, mientras él se acuesta boca abajo  tú  colócate sobre él, comienza a prodigarle caricias por todo el cuerpo, frotas sus caderas con tus muslos, haz que los cuerpos se entremezclen y dialoguen con el contacto piel a piel, déjate llevar y acarícialo con los pies, las manos, las piernas, tus pechos; no dejes que ninguna zona de tu cuerpo no tenga la oportunidad de brindarle un masaje, por más sutil o difícil que sea, recórrelo y que él te recorra sin apuros ni reparos. Luego le invitas a darse la vuelta y haces lo mismo, usa todo tu cuerpo para acariciarlo hasta que ya no pueda contenerse.

Tanto el aceite para masaje, como los diferentes inciensos aromáticos los puedes comprar en las tiendas eróticas o bien en los sex-shops on line. Son perfectos para la seducción e ideales a la hora de los masajes, busca tus aromas favoritos para estimular aún más los sentidos. No dejes de conocer los aceites especiales para las zonas íntimas, dan el toque extra de sensación fría o cálida, estos intercambios de temperatura tanto en la vagina como en el pene los hacen sensibilizarse aún más y percibir diversas sensaciones. No seas tímida, ve a un sex-shop y veras la gran variedad de estos productos que existen, para todos los gustos, con sabores más que originales y de esta forma te permitirán ir innovando cada día más en la exploración de la sexualidad y los sentidos.

Los masajes sexuales, con los aceites o geles que elijas o elijáis juntos, son la mejor previa de una noche de placer sexual con tu pareja. Te relajaran después de un día agitado al principio, luego sin darte cuenta, te guiaran hacia la mejor de las predisposiciones, os pondréis a tono, vuestros sentidos se alertaran en la medida que la excitación vaya incrementándose y así podréis disfrutar mucho más del sexo.

Hay aceites en el mercado que consiguen sensibilizar aún más las zonas eróticas, existen tanto para las chicas como para los chicos y así se pueden disfrutar de orgasmos únicamente con el poder de las manos.  Puedes escoger entre una amplia gama de sabores: menta, chocolate, fresa, los hay para todos los gustos tanto para golosos como para las más golosas.

No temas en preguntar sobre los aceites especiales para estimular el clítoris y el pene. Tanto para ellas o para él, el objetivo es ir redescubriéndose a través de las caricias, de los masajes íntimos y profundos, logrando un total dominio sobre las sensaciones que despertamos en el otr@ en busca de que tu pareja llegue al orgasmo. Al estimular el flujo sanguíneo todo tu cuerpo se convertirá en una zona erógena, el sexo será una experiencia sin igual al cambiar tu rutina por una previa llena de velas aromáticas, aceites y música que sin duda os conducirá al éxtasis sexual.

Los masajes, que en un momento fueron la base del tantra (filosofía tradicional hindú que tiene como principal objetivo alcanzar la plenitud personal a través de la estimulación de la energía corporal y el deseo sexual. ¿Alguna vez has oído hablar del masaje tántrico? Se trata de un tipo de masaje erótico que permite despertar el apetito sexual y disfrutar del placer propio y junto a la pareja sin la necesidad de llegar a la penetración. Si te apetece sorprender a tu pareja con un masaje de este tipo, a continuación te vamos a dar unos consejos para realizarlo y descubre de esta forma cómo hacer un masaje tántrico a una mujer.

Los beneficios del masaje tántrico:

El masaje tántrico, a diferencia de otros masajes eróticos, no tiene como objetivo provocar el orgasmo en la pareja, aunque sí se puede alcanzar, ni involucra relaciones sexuales con penetración, sino que pretende estimular la energía, buscar el placer y despertar el deseo sexual a través del tacto de los órganos sexuales y de otras zonas del cuerpo. La energía que se transmite a través de las manos y las yemas de los dedos de quien practica el masaje tántrico, se transforma en pura sensualidad. Entre los principales beneficios del masaje tántrico encontramos:

  • Reactivación de la energía del cuerpo.
  • Aumento del apetito sexual.
  • Reforzar los vínculos con la pareja.
  • Descubrir y conocer las principales zonas erógenas.
  • Relajación física y mental.

Se distinguen dos tipos de masajes tántricos, el masculino llamado masaje lingam, y el femenino llamado yoni. Este último contempla más zonas erógenas que el primero, ya que el cuerpo femenino ofrece más puntos de placer por lo que no solo se reducirá a los órganos sexuales. Antes de centrarse en los pasos a seguir para hacer un masaje tántrico a una mujer, es importante que ayudes a tu pareja a que se acomode adecuadamente, para ello, lo ideal es poner una música suave de fondo y pedir a la chica que se tumbe completamente desnuda boca arriba, con la espalda apoyada en la cama y las piernas separadas. Coloca un cojín justo debajo de sus caderas, para que la zona íntima quede ligeramente elevada, y otro bajo su cabeza para que esté más cómoda.

También es fundamental que elijas un buen lubricante para evitar la sequedad vaginal o, en su lugar, algún aceite suave que facilite las caricias y dé suavidad a los movimientos como, por ejemplo, el aceite de almendras. Con él, la experiencia será mucho más placentera y descubrirá sensaciones indescriptibles.

Para comenzar, vierte un poco de aceite en tus manos y empieza a acariciar y masajear suavemente el abdomen, los senos y muslos de tu pareja. Dedica unos minutos a estas partes del cuerpo antes de pasar a su zona íntima, así poco a poco irá aumentando su deseo sexual.

El siguiente paso del masaje tántrico es verter un poco de lubricante o aceite justo en el hueso púbico para que vaya goteando hacia los labios vaginales, para a continuación comenzar a masajear suavemente cada uno de los labios mayores con tus dedos pulgar e índice y desliza los dedos de arriba hacia abajo e inversamente por toda la longitud de los labios, cuando finalices, realiza el mismo procedimiento centrándote en los labios menores de la vagina.

Ahora es el momento de masajear un punto que supone un gran cúmulo de placer para la mujer, el clítoris. Toma en cuenta que este botón mágico es excesivamente delicado por lo que tus movimientos deben ser suaves y sin presiones bruscas. Primero, acarícialo con tu dedo índice siguiendo el sentido de las agujas del reloj y, a continuación, en el sentido contrario, luego, ejerce una ligera presión sobre él con tus dedos pulgar e índice y mantente en este punto durante algunos minutos. Para aumentar su placer, ve retrocediendo un poco dejando de acariciar el clítoris para volver a retomarlo unos instantes más tarde, este tiempo de espera provoca en la mujer una demanda de placer.

En el masaje tántrico femenino es esencial la estimulación del punto G. Para llegar a él, coloca tu mano con la palma hacia arriba, introduce el dedo corazón en la vagina y empieza a doblarlo en dirección a la palma de tu mano. Sabrás que lo has alcanzado al notar una zona esponjosa justo debajo del hueso púbico y una vez ubicado, debes realizar movimientos circulares muy suaves con tu dedo. A pesar de que no sea el objetivo del masaje tántrico, estos movimientos pueden acabar provocando que tu pareja alcance un orgasmo muy intenso y placentero, consiguiendo con ello una relajación y un bienestar corporal inigualable.  También es habitual acabar con el acto sexual en pareja o utilizan alguno de los consoladores que hayas adquirido anteriormente. ¡¡Que disfrutes!!